Ministerio De Musica Santa Cecilia

El MMSC es un grupo de personas con edades de entre 13 y 50 años. Servimos con fe y cantamos con el corazón. Hacia el año 480 aparecieron unas Actas de santa Cecilia anónimas, en latín.

Fueron utilizadas en los prefacios de las misas del Sacramentarium leonianum. Según este texto, Cecilia había sido una virgen de una familia senatorial romana de los Metelos, que se había convertido al cristianismo desde su infancia. Sus padres la dieron en matrimonio a un noble joven pagano, Valerius («Valeriano»). Cuando, tras la celebración del matrimonio, la pareja se había retirado a la cámar

Funcionando como de costumbre

[06/04/21]   ¡hola!
Quieres dar un buen grito este 15 de septiembre??? El seminario diocesano de Toluca llevará acabo una rifa en apoyo a sus seminaristas y sacerdotes.

El boleto tendrá como ofrenda de $100.

Primer lugar: $100,000.00
Segundo lugar: $50,000.00
Tercer lugar: $20,000.00
Cuarto lugar: $10,000.00

Si requieren un boleto favor de decirnos y nos ponemos en contacto con ustedes, les recuerdo que todos están foliados y la rifa se llevará acabo conforme al sorteo de la Loteria nacional del 15 de septiembre..

Si no puedes adquirir un boleto, apoyanos dandonos like y compartiendo la publicación.

¡gracias y que Dios se los multiplique!

11/04/2021

Mi lugar favorito es estar en tú presencia Jesús...
Feliz domingo a todos!

Mi lugar favorito es estar en tú presencia Jesús...
Feliz domingo a todos!

[04/04/21]   Esta es la noche, cuando lo humano se une con lo divino.
Gloria a Dios en el cielo y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. RESUCITÓ!!!!

Photos from Ministerio De Musica Santa Cecilia's post 03/04/2021

Photos from Ministerio De Musica Santa Cecilia's post

12/03/2021

La Diócesis de Toluca, a través de la Pastoral Juvenil, nos invita a prepararnos para vivir con mayor fe, la fiesta de San José patrono de la Iglesia; compartiendo en unidad la Novena en su honor.
Acompañemos cada día a los jóvenes de nuestro Decanato a partir de las 9pm. El dia de hoy la oración será guiada por nuestra comunidad, Santiago Miltepec. Interactúa con nosotros y comparte la transmisión. Te esperamos!!!

La Diócesis de Toluca, a través de la Pastoral Juvenil, nos invita a prepararnos para vivir con mayor fe, la fiesta de San José patrono de la Iglesia; compartiendo en unidad la Novena en su honor.
Acompañemos cada día a los jóvenes de nuestro Decanato a partir de las 9pm. El dia de hoy la oración será guiada por nuestra comunidad, Santiago Miltepec. Interactúa con nosotros y comparte la transmisión. Te esperamos!!!

28/12/2020

Un día como hoy, las bromas y los chistes son comunes. Sin embargo, ante la escena de la huida de Cristo por la persecución de Herodes y la muerte de los pequeños que murieron en lugar de Jesús, nos debe llamar a la reflexión: estos niños sin palabras confesaron a Cristo, dieron testimonio de Él y, sin saberlo, se convirtieron en los primeros mártires. Queridos hermanos, que estos Santos Inocentes nos ayuden a dar verdadero testimonio de Jesús ante los hombres, tanto con nuestra palabra como con nuestra vida.

[12/28/20]   Domingo 27 de diciembre

ORACIÓN DE LA NOCHE

Termina otro día y es momento de guardar silencio y ponerme en tu presencia de cobijarme dentro de tu corazón.

Padre Dios, que la gracia que acompañaba a Jesús, me acompañe a mi también para crecer cada día más en entrega, en felicidad, en esperanza, en sabiduría, en fe...

Señor, acompáñame, aunque a veces te olvide.

Ayúdame a descubrir tu cercanía.
Enséñame a ser un buen acompañante.

En este noche te doy gracias por mi familia, por todo lo que me has dado a través de ella. Señor, te pido por todas las familias, especialmente por aquéllas que sufren problemas económicos, enfermedad, falta de entendimiento...

Dios y Padre santo, autor del universo, que creaste al hombre y a la mujer a tu imagen, Tú bendices y multiplicas el amor de nuestras familias.

Te pido humildemente por todas las familias, especialmente por las que sufren.
Descienda, Señor, sobre ellas tu bendición y la fuerza de tu Espíritu.

Que en la alegría te alabemos, Señor, y en la tristeza te busquemos; en el trabajo encontremos el gozo de tu ayuda y en la necesidad sintamos cercano tu consuelo.

Ya oscurece, quédate entre nosotros...
acompáñanos a descansar y danos tu santa bendición.

Amén.

22/12/2020

EL PORQUÉ DE LA NAVIDAD

Érase una vez un hombre que no creía en Dios. No tenía reparos en decir lo que pensaba de la religión y de las festividades religiosas, como la Navidad.

Su mujer, en cambio, era creyente y criaba a sus hijos en la fe en Dios y en Jesucristo, a pesar de los comentarios desdeñosos de su marido.

Una Nochebuena en que estaba nevando, la esposa se disponía a llevar a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero él se negó.

-¡Qué tonterías! -arguyó-. ¿Por qué Dios se iba a rebajar a descender a la Tierra adoptando la forma de hombre? ¡Qué ridiculez!

Los niños y la esposa se marcharon y él se quedó en casa.

Un rato después, los vientos empezaron a soplar con mayor intensidad y se desató una ventisca. Observando por la ventana, todo lo que aquel hombre veía era una cegadora tormenta de nieve. Y decidió relajarse sentado ante la chimenea.

Al cabo de un rato, oyó un gran golpe; algo había golpeado la ventana. Luego, oyó un segundo golpe fuerte. Miró hacia afuera, pero no logró ver a más de unos pocos metros de distancia. Cuando empezó a amainar la nevada, se aventuró a salir para averiguar qué había golpeado la ventana. En un campo cercano descubrió una bandada de gansos salvajes. Por lo visto iban camino al sur para pasar allí el invierno, y se vieron sorprendidos por la tormenta de nieve y no pudieron seguir. Perdidos, terminaron en aquella finca sin alimento ni abrigo. Daban aletazos y volaban bajo en círculos por el campo, cegados por la borrasca, sin seguir un rumbo fijo. El agricultor dedujo que un par de aquellas aves habían chocado con su ventana.

Sintió lástima de los gansos y quiso ayudarlos.

-Sería ideal que se quedaran en el granero -pensó-. Ahí estarán al abrigo y a salvo durante la noche mientras pasa la tormenta.

Dirigiéndose al establo, abrió las puertas de par en par. Luego, observó y aguardó, con la esperanza de que las aves advirtieran que estaba abierto y entraran. Los gansos, no obstante, se limitaron a revolotear dando vueltas. No parecía que se hubieran dado cuenta siquiera de la existencia del granero y de lo que podría significar en sus circunstancias. El hombre intentó llamar la atención de las aves, pero solo consiguió asustarlas y que se alejaran más.

Entró a la casa y salió con algo de pan. Lo fue partiendo en pedazos y dejando un rastro hasta el establo. Sin embargo, los gansos no entendieron.

El hombre empezó a sentir frustración. Corrió tras ellos tratando de ahuyentarlos en dirección al granero. Lo único que consiguió fue asustarlos más y que se dispersaran en todas direcciones menos hacia el granero. Por mucho que lo intentara, no conseguía que entraran al granero, donde estarían abrigados y seguros.

-¿Por qué no me seguirán? -exclamó- ¿Es que no se dan cuenta de que ese es el único sitio donde podrán sobrevivir a la nevada?

Reflexionando por unos instantes, cayó en la cuenta de que las aves no seguirían a un ser humano.

-Si yo fuera uno de ellos, entonces sí que podría salvarlos -dijo pensando en voz alta.

Seguidamente, se le ocurrió una idea. Entró al establo, agarró un ganso doméstico de su propiedad y lo llevó en brazos, paseándolo entre sus congéneres salvajes. A continuación, lo soltó. Su ganso voló entre los demás y se fue directamente al interior del establo. Una por una, las otras aves lo siguieron hasta que todas estuvieron a salvo.

El campesino se quedó en silencio por un momento, mientras las palabras que había pronunciado hacía unos instantes aún le resonaban en la cabeza:

-Si yo fuera uno de ellos, ¡entonces sí que podría salvarlos!

Reflexionó luego en lo que le había dicho a su mujer aquel día:

-¿Por qué iba Dios a querer ser como nosotros? ¡Qué ridiculez!

De pronto, todo empezó a cobrar sentido. Entendió que eso era precisamente lo que había hecho Dios. Diríase que nosotros éramos como aquellos gansos: estábamos ciegos, perdidos y a punto de perecer. Dios hizo que Su Hijo se volviera como nosotros a fin de indicarnos el camino y, por consiguiente, salvarnos. El agricultor llegó a la conclusión de que ese había sido ni más ni menos el objeto de la Natividad.

Cuando amainaron los vientos y cesó la cegadora nevada, su alma quedó en quietud y meditó en tan maravillosa idea. De pronto comprendió el sentido de la Navidad y por qué había venido Cristo a la Tierra. Junto con aquella tormenta pasajera, se disiparon años de incredulidad. Hincándose de rodillas en la nieve, elevó su primera plegaria: "¡Gracias, Señor, por venir en forma humana a sacarme de la tormenta!"

Con este relato, les deseo con cariño una felicísima Navidad en la que el Niño Jesús les colme de bendiciones.

13/12/2020

Oración del tercer Domingo de Adviento: tener esperanza

En la oración para el tercer Domingo de Adviento se recomienda un clima de recogimiento pero también para un momento de la alegría. Oración por la esperanza

Oración para el tercer Domingo de Adviento: Mantener la esperanza
Aquí tienes la oración para el tercer Domingo de Adviento. Así es, ya nos encontramos en el Tercer Domingo de Adviento.

A este Domingo de Adviento también se le conoce como el Domingo de Gaudete, que en latín significa "Alégrense", es el Domingo de la alegría. En la liturgia de la Misa de este domingo encontramos lecturas que nos invitan a la alegría en el Señor, a permanecer constantes en la oración y a ser agradecidos con Él.

Tercer Domingo de Adviento: Domingo de Gaudete.

La alegría es un factor central de este tercer Domingo de Adviento, pero es esa alegría verdadera que viene del Espíritu Santo, de la espera de aquel que es nuestra esperanza, Jesucristo. Ese Mesías que quiere nacer en nuestro corazón, renovar nuestra vida y darnos una alegría imperecedera que viene de encontrarnos con Él.

En esta época de preparación a la Navidad, en las calles y comercios vemos un ambiente de consumismo, regalos, festejos, de una "alegría" que en realidad poco tiene que ver con el Señor y mucho con satisfacer anhelos materiales y llenar necesidades, que al final, siempre nos dejan vacíos.

En paralelo, la Iglesia nos llama a ir contra corriente, en esta época de Adviento nos invita a profundizar en la verdadera alegría, esa que es una y plena y viene de Jesús, que no necesita nada para ser completada, que lo tiene todo y es capaz de satisfacer totalmente el corazón del Ser Humano.

Oración en el Domingo de Gaudete.

Que este Domingo de Gaudete sea una ocasión maravillosa para que en familia podamos meditar en la verdadera alegría que es Cristo Jesús, fuente de toda nuestra esperanza. Adoremos con la Iglesia "al señor que va a venir" con esta precio oración para el Domingo de Gaudete.

Para vivir la liturgia familiar del tercer domingo de Adviento se recomienda poner en un lugar especial la corona con alguna imagen de la Virgen, crear un ambiente de recogimiento con poca luz.

Las lecturas se pueden repartir de antemano entre los miembros de la familia, y se pueden intercambiar cada uno de los 4 domingos para que así todos participen activamente. Es significativo que el papel de Guía lo haga el Papá o ambos padres en conjunto.

Oración para el Tercer Domingo de Adviento.

En la oración del tercer domingo de Adviento, permitimos que la alegría inmensa por recibir al Niño Dios venga a nuestros corazones y sea un gozo verdadero. Nos disponemos en un minuto de silencio y nos reunimos para tener este diálogo con el Señor.

Señal de la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Guía: "Nuestro auxilio es en el nombre del Señor".

Todos: "Que hizo el cielo y la tierra".

Lectura del primer Libro de Tesalonicenses (3,12-13).

"Que el Señor los haga crecer más y más en el amor que se tienen unos a otros y en el amor para con todos, imitando el amor que sentimos por ustedes. Que él los fortalezca interiormente para que sean santos e irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el día que venga Jesús, nuestro Señor, con todos sus santos". Palabra de Dios.

Todos: "Te alabamos Señor".

Lectura de la Carta a los Filipenses (4,4-5).

"Estén siempre alegres en el Señor; se los repito, estén alegres y den a todos muestras de un espíritu muy abierto. El Señor está cerca. No se inquieten por nada". Palabra de Dios.

Todos: "Te alabamos Señor".

Es el momento del encendido de la Corona de Adviento. Se encienden tres velas en esta oportunidad, las dos primeras que se encendieron las semanas anteriores más la nueva vela que corresponde al tercer Domingo de Adviento.

Guía: "Bendigamos al Señor".

Todos: (haciendo la señal de la cruz) mientras todos dicen "Demos gracias a Dios".

Guía: Recordamos la virtud de la Esperanza.

Lectura: A Belén: La Virgen vuelve a viajar, lejos de su familia y amistades, obedece el mandato del emperador... En Belén ella y San José no encuentran sino rechazo. Todo parece salir muy mal... Por menos algunos matrimonios se han divorciado. Pero ellos no pierden la esperanza.

No hay Navidad sin sufrimiento, sin la prueba y la superación de los egoísmos. La esperanza cristiana lo vence todo. No es resignación negativa. Hace todo lo posible para hacer de las situaciones difíciles lo mejor. No pierde de vista a Dios que se hace presente en el corazón humilde y fiel.

Ahora todos los miembros de la familia realizan un tiempo de silencio para interiorizar en todo lo leído. Después incluyen un tiempo de intercesión en donde piden por las necesidades de la familia y cada miembro, sus conocidos, la Iglesia y el mundo entero.

Todos: Rezar un Padre Nuestro y un Ave María.

Guía: Oración final: Estás viendo, Señor, cómo tu pueblo espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo; concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante. Por nuestro Señor Jesucristo.

Todos: "Amén".

Con mucha alegría en este Domingo de Gaudete, nos damos un abrazo dándonos la paz. La oración del tercer Domingo de Adviento que hemos meditado, es para recibir ese gozo de Dios al mantener viva nuestra esperanza.

En la oración para el tercer domingo de Adviento permitimos que esa ternura viva del amor del Niño Jesús, haga morada en el corazón de cada uno de nosotros. Nos disponemos con alegría en este Domingo de Gaudete y seguimos preparando el terreno de nuestras vidas para que siga reinando Dios para siempre. La esperanza es una virtud que cada uno debe cosechar. Hay ALGUIEN que nos espera para compartir con nosotros las delicias del Cielo. Un Niño Dios ha descendido a nosotros para guiarnos con esperanza hacia la Luz Verdadera, una Luz que irradia paz y alegría para siempre. La oración del tercer Domingo de Adviento, además de ser el Domingo de la Alegría, viene con la virtud de la esperanza, una virtud que viene a sembrar la paz en el corazón en la medida que esperamos el amor del Niño Jesús.

07/12/2020

SEGUNDA LUZ DE ADVIENTO: LA CONVERSIÓN.

En el evangelio, Juan el Bautista nos hace el llamado a convertirnos por qué ya está cerca el Reino de Dios. Es una invitación a preparar el camino del Señor enderezando sus senderos. Pero, ¿De qué debemos convertirnos?:

• De la soberbia, que nos impide ver con humildad las necesidades de los demás y ahoga el corazón en el orgullo.
• De la indiferencia, porque muchas veces no somos sensibles ante el dolor y sufrimiento de los hermanos, y dejamos de practicar la caridad.
• De la mentira, que nos conduce hacia la falsedad poniendo en nuestro corazón una máscara de hipocresía y engaño.
• Del resentimiento, porque llena el corazón de odios y rencores, enfermando nuestra alma y limitando la capacidad para perdonar.
• De la ignorancia, que ha detenido mi crecimiento humano y espiritual, justificando las faltas y errores cometidos contra el proyecto de Dios.

El Espíritu Santo que ofrece Jesús, el Salvador del mundo, es quien nos renueva con un bautismo de conversión y esperanza para tener nueva vida. Pidamos a Jesús que nos conceda transformar nuestros corazones para ser buenos servidores del Reino de Dios.

Fuente: revista génesis 19

29/11/2020

PRIMERA LUZ DE ADVIENTO: LA VIGILANCIA.

En este primer domingo de adviento, la palabra de Dios nos invita a velar y estar preparados para el día de la llegada del Señor Jesús. Algunas actitudes cristianas con las que podemos esperar a Jesús que viene a mostrar su gloria y su amor son las siguientes:

• Apartarnos del pecado que es signo de muerte y revestirnos de la gracia de Dios por medio del sacramento de la confesión.
• Convertir nuestra vida, dejando las obras de las tinieblas y revestirnos con las armas de la luz que son la fe, esperanza y caridad.
• Practicar la oración como un medio de encuentro con Dios y un puente que nos ayuda a llevar a los hermanos ante la presencia de Cristo.
• Promover la paz como una actitud de compromiso responsable con la comunidad, dejando a un lado toda forma de violencia y destrucción.
• Respetar a los hermanos, descubriendo en ellos el rostro vivo de Cristo practicando la misericordia con los más pobres y necesitados.

Hermanos, éstas y otras luces de amor podemos encender en el primer domingo de adviento para dar testimonio de que somos una iglesia que espera con fervor la venida del hijo del hombre.

Fuente: revista génesis 2019

Localización

Dirección


Santiago Miltepec
50020